This article is archived. Some links and details throughout the article may no longer be active or accurate.

Vengo de una familia que se parece a las naciones. Mi madre es vietnamita y mi padre es afroamericano. Mi familia cubre todo el espectro en tono de piel y aspecto. En la ciudad de Detroit, en la década de 1970, éramos diferentes; no nos parecíamos a nuestros vecinos. Hoy día, nuestros vecinos son de todas partes del mundo.

Mi madre no hablaba inglés con fluidez cuando vinimos por primera vez a los Estados Unidos en 1973. En mis años de juventud, vi cómo mi mama carecía de confianza al hablar con la gente. Evitaba conversaciones con extraños porque se sentía como alguien de afuera. Mi mamá es una persona cariñosa y haría cualquier cosa por cualquiera en necesidad. Sin embargo, en ese entonces la gente no llegó a experimentar el amor que ella podía ofrecer debido a la barrera del idioma.

Las experiencias de mi madre demuestran claramente la razón por la que hay tanta necesidad de asociarnos en el reino. Mi ciudad se está transformando al trabajar no sólo con iglesias Cuadrangulares, sino también con iglesias fuera de la denominación. Mateo 4:17 dice: «Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado» (RVR 1960). Jesús vino a cambiar nuestro pensamiento acerca de cómo vivimos la vida donde estamos.

Más del 40 por ciento de la población en Hamtramck, Michigan, nació fuera de los Estados Unidos. Estamos experimentando un enorme cambio cultural, por lo que nos hemos asociado estratégicamente con líderes de nuestra comunidad, otras iglesias y organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan con las poblaciones bengalíes y yemeníes en nuestra ciudad. Juntos, identificamos recursos y cómo distribuirlos más eficazmente entre nuestros vecinos.

Las asociaciones de reino tienen efectos de largo alcance y van más allá de las ciudades en las que vivimos. El asociarnos nos ayudó a llevar agua a Flint, Michigan, durante la reciente y vigente crisis de agua. Las iglesias locales Cuadrangulares, Foursquare Disaster Relief (FDR), la Cruz Roja Americana y Convoy of Hope trabajaron juntos para proporcionar más de 200.000 botellas de agua a los habitantes de Flint. Al alinearnos con nuestros Distintivos Globales para desarrollar asociaciones eficaces, estuvimos en capacidad de ayudar a una iglesia no-Cuadrangular a convertirse en un sitio de distribución de agua.

Los apóstoles de los que leemos en la Biblia predicaron el evangelio, y el mensaje se extendió como pólvora. Pero necesitaron asociaciones de reino para tener el tipo de impacto que experimentaron. A medida que seguimos siendo las manos y los pies de Dios en la tierra, esforcémonos por alcanzar a los perdidos con otros que tienen el corazón de ver al reino de Dios venir.

Recuerdo la piedra angular en Ángelus Temple, que dice: «Dedicated unto the cause of inter-denominational and worldwide evangelism» (Dedicado a la Causa del Evangelismo Interdenominacional y Mundial). Nuestra misión es la misión de Dios, y requerirá que todos nosotros trabajemos juntos en amor para ver a los perdidos venir a Jesús.

es el supervisor del Distrito Central (Central District) de la Iglesia Cuadrangular.
Anuncio

Deja un comentario