Pablo Pena

La restauración trae libertad y sanidad. Antes de que pueda orar por la restauración de mi ciudad y comunidad, debo primero experimentar la victoria en la restauración que esté pasando en mi corazón y en mi vida.

La Gran Comisión se origina en un lugar de victoria y restauración. Jesucristo conquistó el pecado y la muerte.  Derrotó la cruz. Fue victorioso y trajo restauración a la relación quebrantada entre Dios y nosotros. Como resultado de esta victoria y esta restauración, Él nos comisionó con algo que realmente me llama la atención como pastor y líder que quiere ver victoria y restauración en mi ciudad.

Del versículo, «Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra…» (Mateo 28:18-19, RVR 1960), podemos deducir lo siguiente:

  • Jesucristo experimentó victoria y restauración.
  • Jesucristo tiene autoridad sobre lo natural y lo sobrenatural.

Por muchos años, caminé por mi cuidad en El Salvador orando por victoria y restauración. Vivo en unos de los países más peligrosos y violentos del mundo y mi cuidad necesita toda la oración posible. Jesucristo nos envía a cumplir la Gran Comisión desde un lugar de victoria y restauración personal. ¿Estoy yo, como líder, experimentando victoria y restauración en mi vida personal?

Me recordé de un incidente cómico ocurrido hace varios años.  Mi hijo necesitaba un corte de cabello y se me ocurrió que yo podría cortarle y estilizarle el cabello con una peinilla y una rasuradora. Fue una muy mala idea; después de todo, nunca había cortado cabello antes. Así que, ¿cómo esperé ver al cabello de mi hijo en alguna condición decente?

Sobra decir que tras  mi intento de cortar su cabello, tuvimos que visitar a un profesional que de alguna manera pudo restaurar exitosamente el cabello de mi hijo. El incidente del corte de cabello me hizo pensar si a veces esperamos que Dios obre a través de mí para traer victoria y restauración a mi comunidad sin permitirle primero traerme victoria y restauración a mí.

Me he dado cuenta a través del tiempo que victoria y restauración tienen que ocurrir en mí antes que puedan ocurrir a través de mí.  Nunca podré comprender cuán terriblemente necesita mi comunidad experimentar su restauración a menos que comprenda cuán desesperadamente necesito yo experimentar su restauración y victoria diariamente en mi propia vida.

¿Está usted como líder experimentando activamente victoria y restauración en su vida personal?  La restauración y victoria que usted experimenta a través de Dios en su propia vida será la visión por la restauración y victoria que Dios quiere lograr a través de usted en su ministerio, comunidad y ciudad.

Jesucristo declara autoridad sobre el cielo y la tierra; Él declara que la obra de lo sobrenatural puede ocurrir en el mundo natural.  La restauración sobrenatural trae sanidad, redención y vida a cosas que usted pensó muertas.  Le desafío a permitirle a Dios a obrar en usted para que Él también pueda obrar a través de usted de manera sobrenatural que cambien su comunidad, ciudad, y nación.

Puntos de Oración

  • Pídale a Dios que le muestre en qué áreas de su vida está usted experimentando victoria y restauración hoy.
  • Pregúntele a Dios qué  victorias y restauración son las que él quiere traer a su comunidad a través de usted.

Comparta sus pensamientos. Vea los comentarios más abajo, y agregue los suyos.

and his wife, Alma, serve as pastors and leaders in El Salvador with Foursquare Missions International.
Anuncio

Deja un comentario