This article is archived. Some links and details throughout the article may no longer be active or accurate.

En el corazón de nuestro propósito como movimiento Cuadrangular está el reconocimiento de que existimos para los demás, para los que aún no han escuchado el evangelio (Mateo 28:19-20 Hechos 1:8).

Ángelus Temple, el primer edificio de la iglesia Cuadrangular, se construyó sobre una piedra angular con la inscripción: «Dedicado a la causa del evangelismo interdenominacional y mundial». Esto es lo más importante que tratamos de lograr, y se refleja en nuestra misión compartida de multiplicación y evangelismo.

Al renovarnos continuamente en este propósito, nos mantenemos fieles a nuestras raíces y experimentamos el mayor potencial de fruto continuo.

Raíces Profundas y Fruto Duradero

En la Conexión Cuadrangular 2016, la familia Cuadrangular celebró el ministerio de misioneros fructíferos y líderes apostólicos autóctonos sirviendo en países como Turquía, Kazajstán y Costa de Marfil.  Para mí, como un ministro Cuadrangular, esta es una de mis cosas favoritas sobre nuestra familia; somos parte de algo más grande que nosotros mismos y tenemos el privilegio de participar en un número de misiones globales compartidas en todo el mundo guiados por el Espíritu Santo.

Es un gozo apoyar financieramente, orar y participar personalmente en estas obras, pero como pastor local también tengo que mantener mis ojos en la pelota—participando en misión compartida dentro de mi propia comunidad. Me alegra que podamos hacer ambas cosas al pertenecer a esta familia.

Recuerdo el día en que me inscribí en nuestra misión compartida. No la llamábamos así entonces, pero no fue menos misión compartida y ni menos Cuadrangular. Hace treinta años, estaba escuchando a Ron Mehl predicar en un servicio, y me dije a mí mismo: «No sé lo que es la Cuadrangular, pero si ese tipo es Cuadrangular, eso es lo que yo quiero ser». El mensaje era simple, y tenía todos los ingredientes básicos de la misión compartida:

  • Dios te ama.
  • Ven y sé parte de nuestra familia.
  • Te edificaremos y enviaremos a ser la iglesia.
  • Seguiremos equipándote mientras  adoras junto a nosotros regularmente.

Abriendo Naciones y Barrios

Es importante para mí no perder de vista las cosas que Dios estableció en mi vida desde el principio. Pero me doy cuenta que Él siempre trae expresiones frescas a nuestra misión compartida.

Los ritmos familiares de décadas pasadas dan paso hoy día a una reunión semanal simplificada y más formas de servicio práctico, tales como adoptar la escuela al otro lado de la calle, proveer un banco de alimentos para la comunidad, ofrecer clases de inglés como segundo idioma y facilitar clínicas de compasión que proporcionan atención médica y dental. Estos actos de amor y bondad, cuando son inspirados por el Espíritu Santo, forman un puente con la comunidad a nuestro alrededor. Y son el primer paso en la evangelización y multiplicación cuando se lo acompaña de la proclamación valiente del evangelio.

A nivel local, puede ser que estemos abriendo países directamente, pero aún podemos abrir barrios. Por ejemplo, nuestra iglesia sirve a la ciudad con mayor diversidad étnica en Oregón. Si bien las cifras reales pueden ser pequeñas para cada grupo, Beaverton tiene más diversidad de etnias que ningún otro lugar en Oregón.

Hemos llevado a cabo una serie de iniciativas que aseguran que discipulamos a líderes que pueden compartir la misión dentro de contextos culturales específicos. Damos la bienvenida a inmigrantes recién llegados junto con sus hijos, y les ayudamos a integrarse a nuestra iglesia a través de la traducción de idiomas y grupos pequeños con idioma específico. También buscamos empoderar  líderes que han crecido en diferentes contextos culturales. Sin aquello, misión compartida se convierte en paternalismo pragmático.

Mantener Nuestro Propósito

Si perdemos nuestro propósito como movimiento, terminaremos enfatizando el compromiso. Cuando nos involucramos en propósito, el compromiso viene fácilmente. Nuestra misión no ha cambiado: Nos multiplicamos  y evangelizamos. Puedo comprometerme fácilmente con un movimiento y una iglesia que le da prioridad a esas cosas. Compartamos todos esa misión juntos.

es presidente de La Iglesia Cuadrangular (Estados Unidos).
Anuncio

Deja un comentario