Rolf K. McPherson con su abuelo y Aimee.

Mi madre comenzó su ministerio evangelístico con una carpa y pensamos que eso era bastante bueno. Fue invitada a predicar en lugares donde el rechazo a una predicadora, y especialmente a una predicadora pentecostal, impidió que alguna gente asistiera a sus reuniones.

En muchos lugares, la gente no asistiría a un servicio religioso con una predicadora, pero vendría a una reunión en una carpa al aire libre en las afueras de la ciudad. Dios bendijo los intentos de mi madre de atraer a la gente al evangelio, y los líderes de la iglesia comenzaron a abrirse y apoyar sus campañas.

Tenía 4 años cuando las reuniones evangelísticas de mi madre se extendieron desde nuestro noreste natal hasta puntos tan al sur como Florida. Mi madre predicaba donde se formara una multitud, a veces dos veces al día, haciendo todo lo posible para que más personas fueran salvas y llenas del Espíritu Santo.

Mi hermana Roberta y yo siempre viajábamos con mi madre en esas primeras campañas. Roberta era mayor que yo y podía ser de más ayuda. Yo todavía era pequeño e intentaba comportarme y no meterme en líos.

Era una vida normal para mí. Disfruté hacer nuevos amigos en cada pueblo y disfruté especialmente jugar con niños cuyas familias habían aceptado a Cristo gracias a la predicación de mi madre.

Mi madre me hizo un lugar para sentarme al lado del púlpito cuando predicaba por la noche durante nuestras reuniones en la carpa. Más de una vez, recuerdo haberme quedado dormido con mi cabeza apoyada contra el púlpito, acunado por el aserrín del suelo que mantenía el polvo abajo mientras la gente se movía arrastrando los pies en adoración y oración.

Nuestra pequeña familia se sentía como unos hijos de Israel del día de hoy viajando por el desierto, dependiendo del Señor para nuestra próxima comida. Por supuesto, mi madre nos enseñó a Roberta y a mí sobre la provisión de Dios y las muchas formas en que Él había provisto para ella y para generaciones de figuras bíblicas que nos precedieron. No teníamos duda alguna de que Él también nos cuidaría.

Cuando llegábamos a un pueblo en particular, montábamos las carpas de avivamiento en cualquier terreno disponible. Una gran carpa de lona albergaba sillas plegables o bancos, lo que se pudiera conseguir de las iglesias de apoyo en el área para acomodar a las multitudes.

La gente que asistía a los avivamientos podía alquilar pequeñas carpas de tamaño familiar por 25 centavos, lo que les facilitaba quedarse en el terreno por varios días o semanas, dependiendo de cómo Dios bendijera y cuánto duraran las reuniones.

Era una vida normal para mí. Disfruté hacer nuevos amigos en cada pueblo y disfruté especialmente jugar con niños cuyas familias habían aceptado a Cristo gracias a la predicación de mi madre.

A medida que pasó el tiempo y el ministerio de mi madre comenzó a ganar notoriedad favorable, las personas que nos apoyaban a veces nos invitaban a quedarnos en sus casas cuando celebrábamos reuniones cerca. Jugábamos con sus hijos y a veces comíamos con sus familias. Era agradable tener un techo sobre nuestras cabezas, aparte del techo del «Coche del Evangelio» de mi madre, que a menudo se convertía en nuestro hogar en la carretera.

A veces, Roberta y yo dormíamos con mantas estiradas sobre uno de los bancos del Oldsmobile 1918, de paquete y espacioso. Para un cambio de ritmo y si el clima lo permitía, dormíamos en catres en pequeñas carpas al lado de la carretera. Estas mismas carpas se convirtieron en nuestro hogar durante los avivamientos en carpas y a medida que pasaban los meses, la lona se agrietaba y partía.

Las tormentas soplaban a través de nuestro pequeño campamento, y recuerdo escuchar los truenos y ver los destellos de relámpagos a través de las pequeñas roturas en la carpa. Las lluvias torrenciales planteaban especiales amenazas a nuestra comodidad. Mi mamá se sentaba en un taburete entre Roberta y yo mientras dormíamos, con un paraguas sobre nuestras cabezas para mantenernos secos. No estoy seguro de cuándo dormía mi madre.

Nuestros viajes a lo largo de la costa del este nos brindaron muchas oportunidades a Roberta y a mí de crecer en la fe y la dependencia en el Señor. Qué emocionante fue ver a mi madre predicar y ver a cientos de personas dedicar sus vidas a Cristo mientras ella oraba por ellos.

A lo largo de su vida, mi madre nos enseñó, a nosotros sus hijos, historias bíblicas y nos mostró cómo vivir una vida plenamente dedicada a Jesucristo. Ya sea en una carpa o en un gran auditorio, Dios siempre ha sido fiel a Su Palabra y a nuestra familia.


Este artículo es una adaptación de una entrevista en vídeo previa al fallecimiento de Rolf K. McPherson en 2009.

(1913-2009) fue el hijo de la fundadora de la Iglesia Cuadrangular, Aimee Semple McPherson, y se desempeñó como presidente de la Cuadrangular durante más de cuatro décadas.
Anuncio

Deja un comentario