Glenn Burris Jr.

He sido increíblemente bendecido al descubrir cuántos pastores de La Cuadrangular han tratado el trágico despliegue de los eventos en Charlottesville, Virginia, este fin de semana, con sus comunidades de fe y su compromiso de estar unidos contra las mentiras, el enojo, el odio y la ira que están surgiendo de la doctrina diabólica de la superioridad de los supremacistas blancos. ¡Gracias!

La Iglesia Cuadrangular está inequívocamente en contra de este mal y nunca se callará. Creo que estamos en una posición única para formar parte del plan redentor de Dios. Seguimos orando por todos los afectados, directa o indirectamente. También continuamos orando contra el espíritu de división y odio. Marcharemos adelante siendo luz en la oscuridad con nuestras palabras y acción.

Quiero mencionar dos notas importantes. La primera la escribí después de múltiples y preocupantes eventos el año pasado. Incluye algunos recursos importantes para tratar estos temas. La segunda nota incluye un mensaje de Facebook que escribí justo después de la protesta de Charlottesville. Me recordaron las tensiones únicas en la vida de Jesús y cómo él respondió. Ciertamente no es una pieza exhaustiva, sino una que me ayuda a contextualizar para que viva en un mundo con valores muy conflictivos.

Oren con nosotros mientras seguimos activamente las maneras de equipar a nuestros líderes en toda la nación para abordar las divisiones profundas. Algunos han llamado al racismo el pecado original de nuestra nación. Sigue siendo un tema muy doloroso. Creciendo en el sureste de los E.E.U.U., vi de primera mano sus efectos devastadores.

Gracias por su tiempo, su corazón, su sabiduría y su esfuerzo al unirnos más fuertemente que nunca antes para «[derribar] argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo» (2 Co. 10:5, RVR1960).

sirvió como el presidente de La Iglesia Cuadrangular de 2009-2020.
Anuncio

Deja un comentario