This article is archived. Some links and details throughout the article may no longer be active or accurate.

Espero que te unas conmigo en oración por el lugar volátil en que se encuentra nues

El racismo, la intolerancia, la injusticia y la represalia son dardos venenosos que cazan a los insospechados. Desde Orlando, FL., a Falcon Heights, Minn., a Baton Rouge, La., y a Dallas, hay un trasfondo de dolor e ira.

También hay el temor de ser acosado por el color de tu piel o el uniforme que te pones. Mientras tanto, el enemigo de nuestra alma nos acecha para ponernos en contra de cada uno en vez de en contra del reino de la oscuridad.

El racismo, y cualquier prejuicio y intolerancia, debe ser purgado de cada esquina de nuestras comunidades. Necesitamos acción, no solo promesas. La iglesia debe hablar. Este no es el tiempo de guardar silencio. Necesitamos traer sanidad, no daño.

Jesús vino a un mundo de violencia y opresión. Su respuesta fue entregar su vida e invitar a otros para hacer lo mismo. Su método fue desafiar a la opresión e injusticia. Su mensaje fue abogar por el perdón, en vez de la venganza.

Nuestra nación puede escoger entre el camino del Mesías, un hombre de paz, y familiarizado con la aflicción y el sufrimiento. O podemos escoger el camino del mundo, y continuar experimentando la violencia que nos deja a todos increíblemente vulnerables.

Sal de tu camino para involucrarte y hacerte amigo de gente de un color o cultura distinta a la tuya. Escucha sus historias y/o su dolor. Se un defensor. Como dice Timothy Keller, «A lo mejor no somos todos hermanos o hermanas de la fe, pero todos somos prójimos y somos llamados a «amar» a nuestros prójimos.»

Apoya a los hombres y mujeres del cuerpo policial, quienes ponen sus vidas y familias sobre la raya diariamente. Algunos de nuestro pastores se han convertido en asesores espirituales para ellos. Necesitamos más.

También, ayuda a que sean responsables y rindan cuenta todos aquellos que no actúan con los mejores intereses de nuestros conciudadanos. Tenemos que detener la injusticia y opresión.

Estamos en guerra. Pero es un guerra que comenzó en los cielos y continua hoy. En riesgo están las almas de hombres y mujeres. Por último, ¡Ora! «Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas» (2 Corintios 10:4, RV60) En lo que oramos y actuamos juntos, podemos ver a nuestra nación y nuestro mundo sanado y restaurado.

Este domingo, únete conmigo e iglesias Cuadrangulares colegas a través de nuestra nación para orar juntos durante tus tiempos de reunión y servicios en un «Llamado a la Oración y Acción.» En lo que oras y le pides al Señor como el te está llamando a actuar dentro de tu comunidad, también considera estos puntos de oración.

Ora Con Nosotros:

  • Ora que la polarización en nuestra nación cese y que la unidad prevalezca.
  • Ora que la iglesia se levante en amor y en el ministerio de la reconciliación que hemos recibido, y dirigir el camino en sanar nuestras comunidades.
  • Ora en contra de la injusticia y que Dios nos de sabiduría y estrategia para hacer nuestra parte para ver cesar la injusticia y corregir los males siendo hecho en nuestra nación.
  • En medio de la complejidad y confusión de las tragedias, ora que gente encuentre sanidad y esperanza en Jesús, el Príncipe de Paz.

El Presidente Glenn Burris Jr. Recomienda el video de T.D. Jakes, «Tragedias en nuestras calles.» Ver ahora en Facebook Live.

tra nación. Se esta fracturando por las costuras. La violencia se ha convertido en un pilar y el odio gobierna en muchos círculos.

sirvió como el presidente de La Iglesia Cuadrangular de 2009-2020.
Anuncio

Deja un comentario